A lo warrior

El ingeniero Almeyda

¿Cómo lo hizo? Lo desconozco. Y es lo de menos. El hecho es que Matías Almeyda no sólo encontró agua en el desiertomás árido –hasta hace unos días- del futbol mexicano, sino que en poco tiempo logró construir una asombrosa obra de la ingeniería acuífera. Fue capaz de cimentar un pozo entre dunas ardientespor donde reptaba una que otra iguana.

O Almeyda es la más asombrosa panacea para la cura de las enfermedades rojiblancas o de plano, al Chepo ya no lo quería ni el portero de Verde Valle, y me refiero al que abre las puertas del complejo donde entrena Guadalajara. De otra forma, no entiendo cómo un equipo puede cambiar tanto de la noche a la mañana.

A Chivas con Almeyda rápido se le quitó la fiebre con triunfos consecutivos que hicieron la vez de agua helada. Dejó atrás la migraña, el dolor de espalda y todo tipo de síntoma que no le permitiera dormir.

Hoy es otro equipo. Luce fuerte, envalentonado y vitaminado. Toño Rodríguez está crecido, al grado que sus ademanes y gestos de protocolo mundialista, corresponden a cada uno de sus lances. Raúl López es una realidad. Está en calidad de pedir cambio de apodo por algo más elegante como "el guante" López y no solo "el dedos" por la forma tan precisa de centrar. Y qué decir de Omar Bravo. El atacante chiva está para regresar mañana a cualquier club europeo aunque no sea de clase A.

No exagero como Warrior. Chivas de mantener el paso, de seguir sumando puntos y callando lenguas viperinas no sólo expandirá el colchón inflable para salvarse cuanto antes del descenso, sino que podrá acceder a la fase final con serias posibilidades de trascender.

¿Dónde estabas Almeyda? Ese look de galán de fotonovela setentera comienza a robar portadas. Espero que Vergara no rompa tu contrato a la primera serie de tres descalabros consecutivos. Mientras, bebe y dale de beber a esa deshidratada afición de tan desérticos y cactáceos ayeres.


carlosguerrerogallegos@gmail.com
Twitter@CARLOSLGUERRERO