A lo warrior

Las calenturas de un irresponsable "Cuau"

Es posiblemente lo más auténtico y legítimo de todo lo que por años ha desfilado en las espinosas calles del barrio que lo vio crecer.

Justo en ese rebelde terruño donde Púas Olivares y Ratón Macías se abrieron paso entre golpes dentro y fuera del ring; creció, vivió y se hizo hombre el menos atlético, pero sí el más atleta de los tepiteños que combatió la dureza de la colonia Morelos hasta mutar en un producto con calidad de exportación.

Los elegantes autos de lujo y los deportivos poderosos de alto desempeño que pegábamos en la libreta de matemáticas, Cuauhtémoc los manejó; las voluptuosas mujeres que adornaron miles de paredes, Cuauhtémoc las conquistó; y los goles de formas extrañas que soñábamos anotar en un mundial, Cuauhtémoc los hizo y celebró. De ahí que para muchos sea el ilustre personaje que vino desde abajo para alcanzarlo todo.

Es Cuau el irreverente, el que rema contracorriente. Pícaro, alburero, dicharachero y caliente. Sí, el de venas ardientes que no le teme a nada al momento de tomar decisiones.

Es por eso, por sus insaciables formas, que la calentura lo lleva a otra plataforma. Más empujado que convencido y más envalentonado que consciente del rumbo al que va. No le aplaudo, tampoco lo repudio. Está en su derecho. Lo que sí critico es su irresponsabilidad de adentrarse en la política cuando su equipo camina sobre una cuerda floja. Refleja falta de compromiso con el club que le paga.

Si ya no le interesa Puebla, que se haga a un lado y traslade de la cancha a las plazas públicas esa magia que envolvía al más incrédulo.

Sólo un detalle, en “su nueva posición” será más factible que le hagan goles y menos probable que le permitan rabietasy esos cortes de manga que desde niño aprendió como mecanismo de autodefensa. Ya veremos hasta dónde llega o lo dejan llegar en su nueva calentura -perdón, aventura-. Si alguien sabe de terrenos ásperos es él.  

 

carlosguerrerogallegos@gmail.com

Twitter@CARLOSLGUERRERO