A lo warrior

Los auténticos ‘regios’

La misma cerveza que se vende en todo México sabe diferente en Monterrey. Así te lo hacen saber y uno termina convencido. Los regios tienen el más alto índice de asombro, de persuasión y de amor propio por su terruño.

Es su grandioso "don de gente" con el que han nacido. Apenas despiertan, se dicen buenos días y prenden el carbón por el simple gusto de ver con bien al vecino. Siempre encontrarán motivo alguno para disfrutar de la vida entre amigos, risas y futbol.

Hoy el destino los ha premiado. Las dos mejores aficiones del país podrán presenciar un hecho histórico. Tigres y Rayados en la final. La batalla que habrá de pulverizar cualquier antecedente registrado entre ellos. Es más, su conteo tendría que reiniciarse.

A partir de ahora habrá un antes y un después en la historia de esta apasionada rivalidad si ambos equipos se comportan a la altura de la expectativa. El castillo construido es tan grande como sus nóminas. Demuéstrenlo ahora.

Complicado inclinar la balanza. Son demasiado fuertes como para entender que uno de los dos gladiadores caerá. Son tan poderosos y le han hecho tanto bien al futbol mexicano que ambos merecerían el título.

Factor crucial será saber quién tendrá más temor a la derrota. Involuntariamente el miedo a perder puede estar encima del propio instinto por ganar. En esa delgada línea la balanza podría moverse. Quien pierda quedará lacerado y cicatrizado eternamente. Así repitan en quince finales más, ésta será la más especial de todas.

Disfrútenla amigos regios. Si cuando eran de media tabla veían a sus equipos espectaculares, hoy que son gigantes, regodéense y toquen el cielo de la pasión. Solo ustedes pueden llegar a ese punto más alto. Y solo ustedes tienen el acceso permitido. Nadie más.

carlosguerrerogallegos@gmail.com • Twitter@CARLOSLGUERRERO