A lo warrior

Me acordé de los tiempos del ‘Chepo’

Sigue alargándose dramáticamente la maldita inercia negativa ante Estados Unidos. Cual sea la representación en turno, México ha perdido la memoria ante los norteamericanos. Es cierto, escaso tiempo para preparar un partido, cancha en fatales condiciones –para ambos–, clubes que condicionaron la participación de sus jugadores a no más de 60 minutos como los de Cruz Azul y otros que solo cedieron a dos como Chivas cuando Miguel Herrera pretendía ver a cuatro.

Había mucho más que perder y menos que ganar en este partido. El riesgo era muy alto de quedar mal y de dejar un amargo sabor de boca ante el rival que más allá del orgullo se juega todo ante México; con o sin puntos en disputa, con o sin plantel de lujo, con o sin público a favor, con o sin  fecha FIFA, con o sin tiempo de preparación, con o sin apoyo de sus clubes, con o sin MLS en curso. 

Saber ganar, ahí radica la diferencia. Estados Unidos nos tiene tomada la medida, nos tiene maniatados y con una camisa de fuerza que nos comienza a asfixiar.

Si México gana la Copa Oro, no quiero saber lo que será el juego por el boleto a Confederaciones. Una guerra.

carlosguerrerogallegos@gmail.com

Twitter@CARLOSLGUERRERO