A lo warrior

'Tecatito'

Es una realidad. Ya no es solo aquel volante dinámico que irrumpía la banda con asombrosa velocidad. Hoy dinamita el terreno corto y proyecta misiles a distancia con tremenda precisión. Marca diferencia, es referente de su cuadro, tipo noble que sabe escuchar y al que los aires de grandeza no lo han trastocado.

Lo he visto crecer. Hace poco más de un año, aprovechando una gira de la selección mexicana en Holanda, lo visité cuando, aún vistiendo la camiseta del FC Twente, enfrentó al limitado y recién ascendido Dordretch. Constaté que no solamente era el alma del equipo, sino todo el soporte. Rápido consiguió el respeto de un grupo que apenas tenía referencias de Jesús Manuel.

Bajito y habilidoso. Suficiente para romper la media holandesa y acaparar reflectores. Su ahora equipo, el FC Porto, debe estar absolutamente satisfecho de su fichaje. Llegó puntual cual inglés a una cita de trabajo para demostrar su calidad en una Liga que también tiene lo suyo.

Dudo que pase mucho tiempo ahí, compartiendo vestidor con Íker Casillas y escuchando indicaciones de Lopetegui. Conociendo lo que es capaz de hacer cuando arrastra el esférico y por la forma en como coordina su cuerpo y mente para ejecutar las jugadas normalmente con buenas decisiones, es fácil saber que algún equipo de mayor jerarquía europea lo ha de pretender. Desde ya.

Tecatito Corona es otro de los que ha pulverizado la teoría de la compleja adaptación. Rápido se puso los botines, el nuevo uniforme y se dedicó a jugar. Arropado por Héctor Herrera y Miguel Layún –otro que también está volando con el Porto-, el ex de Monterrey, acapara de forma constante, portadas en los principales diarios portugueses.

En selección mexicana, será sin duda, una de las principales herramientas del estratega Juan Carlos Osorio. Éste debe ser el proceso de Corona, y éste su momento para alcanzar, por temprano que parezca, su consagración como jugador.


carlosguerrerogallegos@gmail.com
Twitter@CARLOSLGUERRERO