A lo warrior

El lastimoso grito

No habrá campaña lo suficientemente poderosa que pueda fulminar el grito al portero rival. Nos sigue causando mucha gracia. Aplaudo el esfuerzo de la Federación Mexicana de Futbol y espero no baje los brazos en su intento por erradicar el nefasto cántico, pero no existe, ni existirá, poder humano que pueda desaparecerlo del graderío.

Y no es el hecho de si se grita de manera ofensiva o no, sino la terrible necedad del pueblo de romper las reglas y de ir siempre en contra de lo permitido como para saciar el alma incomprendida del mexicano.

Se les ruega no repetirlo y por el contrario, lo gritan con más fuerza. Esa retadora y envalentonada actitud que ojalá se utilizara para efectos positivos. Pero no. Muchos prefieren seguir carcajeando pues el hijo ya también lo grita. Pecho erguido y orgullo a tope porque –según ellos- ponen en jaque a los de pantalón largo, a esos que huelen a autoridad.

Y vaya paradoja, a Javier Hernández lo corearon en la grada para presionar a Osorio; éste lo mete al campo, apenas toca un balón y el estadio se vuelca, pero el mismo Chicharito, ancla de la campaña, es ignorado en su mensaje en pro de un mejor comportamiento.

'TECATOTE'

En una noche absolutamente concacafquiana y en donde se brilló más en el terreno de lo individual que de lo colectivo, cobra mucho mayor fuerza el casi mágico aporte de Jesús Manuel Corona. Cada día mejor. Cuando parece que nos ha ofrecido toda su variedad de jugadas, algo saca de la manga para volver a embriagarnos de asombro.

Será Corona fundamental en el proceso de Osorio. Es el distinto, el capaz de romper el hielo de un partido congelado y de ponerle sazón hasta al juego más desabrido. No es casualidad que la mayoría de sus goles sean de alta costura. Tiene un talento que hace tiempo no se veía de forma tan constante en un jugador.


carlosguerrerogallegos@gmail.com
Twitter@CARLOSLGUERRERO