A lo warrior

Mucha ilusión Sub 17, pero…

No son ninguna aplanadora y tampoco tienen porqué serlo. Prefieren trazar el camino sin desesperación alguna, con sobrada paciencia y buen manejo de su propia ingeniería. A estos chicos de Mario Arteaga, les late fuerte el corazón, pero comienzan por no aparentarlo para confundir al adversario.

Así hicieron con Argentina. Lo sacudieron mentalmente, lo llevaron a un juego de estrategia. Con Australia faltó el gol en un extraño juego y frente a Alemania, de nueva cuenta el imaginario reloj de arena que parece colocar Arteaga en la zona técnica para que sus pupilos sepan cuándo encender la maquinaria.

No es poca cosa vencer a dos camisetas de respeto, más allá de si son, o no, potencia en la categoría. Derrotarlos, siempre resultará halagador en cualquier escenario.

Y México no se espantó del anfitrión Chile. Por el contrario, tamizó la subjetiva presión hasta convertirla en batería para uso propio.

Ni en los momentos de mayor desquicio se perdió la cabeza o el sentido de juego. Fueron capaces de detectar el instante de mayor penumbra para aniquilar.

¿Vuelve esta categoría a ilusionar? Sí, pero de igual forma vuelve a poner sobre la mesa un sinfín de cuestionamientos sobre lo que se debe hacer –y no hacer- para que tanto "poderío" en esta edad, no quede en simples portadas anecdóticas.

Mientras todo esto sucede, León alinea a un extranjero de bajísima calidad, supuesto refuerzo con apenas 24 minutos en el torneo tras 14 jornadas, que vive cual rémora su segundo torneo y que además procede de una segunda división argentina.

Es momento de modificar o ajustar el reglamento, pero ya.

A estos jóvenes se les debe dar oportunidad y seguimiento de alguna forma. Y no a petardos que el día de mañana se irán sin pena ni gloria.

Mientras la Liga vaya por un rumbo y el tema de selecciones por otro, toda esta gloria Sub 17, cuidado, podría ser más engañosa que productiva.


carlosguerrerogallegos@gmail.com
Twitter@CARLOSLGUERRERO