A lo warrior

El Herrera de adentro

Todavía lo recuerdo en el torneo Preolímpico cuando México buscaba un lugar para los Juegos de Londres 2012. Nadie imaginaba por aquellas tardes en Kansas City que los nuestros, meses más tarde, se bañarían de oro en la catedral llamada Wembley.

Conducía el esférico con la soltura de un seleccionado con más de cien partidos. Disparaba con la confianza de un veterano dueño del balón. Driblaba sin autorización de nadie y repartía el juego como si fueran naipes de casino.

Recuerdo que les decía a mis compañeros de transmisión, ‘ojo con Herrera, este chico está para cosas grandes’.  Eso fue en 2011, ahora en 2015 se ha convertido en crack.

Hoy, Héctor Herrera aparece un peldaño arriba de todos. De aquel chico introvertido no queda nada. Ahora aparece, platica, no se esconde, se deja querer por la gente y da entrevistas. Ha madurado en todos aspectos y sentidos.

De ahora en adelante, México dependerá mucho de cómo esté Herrera. Si anda bien, no sólo el mediocampo, sino el ataque y la defensa, también lo estarán. No exagero.

carlosguerrerogallegos@gmail.com

Twitter@CARLOSLGUERRERO