A lo warrior

'Bye', 'bye', naturalizados (por ahora)

Entre tanta maraña de los estatutos de FIFA y con el tiempo encima para cerrar la próxima convocatoria, el tema de los naturalizados dio un vuelco abrupto. Inclusive, tan determinante como para acabar de una vez por todas con la polémica de si apostar o no por nacionalizados en los próximos llamados.

Entre tantas lagunas y dudas reglamentarias, se generó un universo inmenso de prospectos para selección sin saber si los jugadores expuestos reunían las condiciones para una eventual convocatoria. Se infló demasiado un globo que no debía pasar de 8 opciones y que ahora al primer pinchazo administrativo, luce desvanecido en el suelo.

Osorio y Baños optaron por mencionar a Guido Pizarro e Ismael Sosa para lanzar un mensaje de total apertura por todo aquel que cuente con pasaporte mexicano.

Bien pudieron ahorrarse los nombres, pero decidieron hacerlo para señalar con el guiño de una mirada, que las puertas en selección nacional, no tienen ningún tipo de candado aunque sí, la vara muy alta. No hay lugar para cualquiera.

De acuerdo a los estatutos de FIFA, para evitar tanto manoseo de camisetas por parte de los futbolistas naturalizados, hoy existen más cerrojos y muchas menos facilidades de representar a un país nada más porque sí. Por lo tanto, la lista de opciones reales es realmente corta y los elegibles son pocos.

¿A quiénes llamarían ustedes para las siguientes convocatorias? ¿Al Tito Villa, a Ludueña, a Martín Bravo, a Miguel Ángel Martínez? ¿O apostarían por la experiencia de Mauro Cejas, de Javier Gandolfi, de Muñoz Mustafá o de Franco Arizala? ¿A qué mexicano, o mejor dicho, a qué jugador nacido en México quitarían de la lista por darle cabida a alguno de los antes mencionados?

En el corto y mediano plazo está claro que no hay cabida para naturalizados. Los que llaman la atención, los que atraviesan buen momento, no son elegibles y los que sí, el tren los dejóhace rato, en la estación anterior.


carlosguerrerogallegos@gmail.com
Twitter@CARLOSLGUERRERO