Así lo vimos

4 mil millones de dólares

Las listas de Forbes se han vuelto una referencia año con año, la más espectacular, sin duda, en referencia a los deportes es la del valor de las franquicias o clubes y lo publicado ayer tiene que sorprendernos.

Los Vaqueros de Dallas rebasaron al Real Madrid como el equipo más valioso del mundo, con 4 mil millones de dólares, sin ser campeones en 20 años, el hecho de poseer un impresionante estadio como el AT&T, pone a Jerry Jones en la cima de los empresarios deportivos. El crecimiento del 2015 a 2016 fue del 25 por ciento, una cifra de escándalo.

El Real Madrid quedó segundo, subiendo un 11 por ciento y quedando en 3.6 billones de dólares, justificado con ganar la Champions League y toda la exposición que eso conlleva.

Pero, ¿quién pagaría 4 mil millones de dólares por una entidad deportiva? Nadie los tiene guardados bajo su colchón como para pensar en que uno de esos equipos del Top 50, que superan al menos los mil millones puedan cambiar de manos de la noche a la mañana.

Pero sí existe quien pueda apostar por eso, este lunes se hizo oficial la venta del UFC al grupo WME-IMG y media docena de inversionistas que apuestan por recuperar su dinero y generar ganancias millonarias en las artes marciales mixtas.

Pagaron los mismos 4 mil millones de dólares por la promotora de peleas que lo que valen los Vaqueros, con muchas diferencias.

UFC no es una franquicia que pertenezca a una Liga como la NFL, NBA o MLB; no tienen un inmueble valorado en mil millones de dólares, pues su éxito está en llevar los eventos a diferentes mercados alrededor del mundo ni mucho menos tienen contratos con peleadores que se acerquen a los 150 millones de dólares que gasta anualmente en salarios un equipo de futbol americano profesional en Estados Unidos.

El riesgo es mucho mayor que comprar a los Vaqueros (sí es que estuvieran en venta), pero sí hay quien pague los 4 mil millones de dólares. Así como el contrato de Álex Rodríguez cambió el rumbo en el beisbol y la compra de Cristiano hizo lo propio en el futbol, los movimientos de esta semana abrirán la puerta a una nueva era, prepárense para cifras cada vez más exorbitantes.