Así lo vimos

Un paso adelante

Sí, Tom Brady ha desempeñado la posición de quarterback mejor que nadie en la historia, no creo que una derrota el domingo hubiera cambiado eso. ¿Qué se puede agregar a la gesta del domingo en el NRG Stadium de Houston? Nadie más podría haber regresado de esta manera, nadie ha manejado la presión y las críticas durante tantos años como el héroe de los Patriotas.

El pasado 29 de enero el mundo se conmovió al ver a Roger Federer ganar el Abierto de Australia sobre Rafael Nadal; más de 13 años después de que ganara Wimbledon por primera vez volvió a ganar un Grand Slam. Ese es el grupo al que hoy pertenece Brady, más allá de tener más anillos que Terry Bradshaw, que Joe Montana, Peyton Manning o Brett Favre, es la capacidad de mantenerse en el tope durante 16 años. Desde que entró en lugar de Drew Bledsoe ese 23 de septiembre del 2001 siendo un desconocido hasta la remontada histórica ante los Halcones de Atlanta.

Montana era el último gran referente a superar, él dominó la NFC con San Francisco de 1981 a 1990. Ahí ganó sus cuatro anillos.

Bradshaw le había dejado la estafeta a Joe Cool, pues mandó en la NFL, junto a la espectacular defensiva de los Steelers durante la década de los setenta y ganando sus títulos de 1974 a 1979. Fue titular durante 12 campañas, cinco menos que Brady, que cumple 40 años en el mes de agosto y al menos jugará una campaña más.

Montana y Bradshaw también estuvieron respaldados por grandes equipos y genios como entrenadores en jefe en Bill Walsh y Chuck Knoll, como Brady tiene a Belichick.

Favre, Marino, Manning, Roethlisberger, Rodgers, Brees, Aikman, Staubach, Starr o Unitas, cualquiera de los que quiera agregarse a la comparación están lejos en materia de campeonatos, aunque muchos se mantuvieron entre los mejores durante más de 15 años e incluso son contemporáneos de Tom.

Era muy joven cuando Michael Jordan ganó su sexto título con los Bulls de Chicago, pero esta profesión me ha dejado ver a Brady y a sus contemporáneos en vivo, a Lionel Messi ganar la Champions, a Michael Schumacher en su pleno, las nueve –ahora ocho- medallas de oro de Usain Bolt y al menos 15 de las de Michael Phelps.

Brady dio ese paso, trascendió el universo de un deporte donde solo Estados Unidos tiene una Liga competitiva para codearse con esos de alcance global.