Así lo vivimos

La sonrisa del "Chicharito"

La repercusión del futbol español en los últimos cinco años se ha potenciado alrededor del mundo. Los productos Real Madrid y Barcelona, Cristiano Ronaldo y Messi, Guardiola y Mourinho, o sea cuál sea que se atraviese son producto de discusiones alrededor del mundo. El Atlético puede ser el campeón, pero existe en una Liga aparte.

Las páginas y medios deportivos españoles son seguidos debido a estos dos clubes en todos los países donde se habla español.

Javier Hernández fue invitado la madrugada del miércoles en el programa El Chiringuito de Jugones, el actual nombre del formato de Punto Pelota.

Desde el día de su fichaje, en ese programa -y en todos- se le cuestionó al no ser Radamel Falcao el delantero con el que el Real Madrid soñaba hace varias temporadas, pero todo cambió en un par de horas.

Chicharito apareció con la enorme sonrisa que le caracteriza, desenfadado, tan confiado de sí mismo y cómodo que compartió que la gente le critica en México por ser repetitivo en sus respuestas. Dijo que Cristiano es mejor que Messi, elogió a Benzema, reconoció que ha pasado más tiempo de su carrera en la banca y que aprendió de quienes estaban frente a él. Borgetti, Bravo, Rooney, Berbatov y Van Persie fueron sus maestros según su propia versión.

Fue humilde como siempre; habló de su fe católica, del pollo empanizado de su abuela, de la anécdota del gol de Francia que comparte con su abuelo, que está viendo “Game of Thrones”, que le gusta la cumbia y etcétera.

Mostró que no sirve para cantar, dijo “cabrones” en vivo. Se convirtió en el personaje más interesante de España durante un día completo.

Acuñó la frase, “fui al mejor club de México, al mejor de Inglaterra y ahora al mejor del mundo”.

Nadie asegura que vaya a debutar el sábado ante el Atlético de Madrid, mucho menos que vaya a meter gol, pero con su sonrisa y una gran entrevista compró meses de paciencia ante la afición más exigente del mundo.

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi