Así lo vivimos

El Clásico que no se puede ver

Por alguna razón, los fanáticos piensan que tienen el derecho de ver de forma gratuita un espectáculo deportivo profesional, celebrado entre dos entes privados, dentro de una propiedad privada y que tiene como único fin, generar ingresos.

Este sábado se juega el partido de futbol de Liga más visto en todo el mundo. El Clásico entre Barcelona y Real Madrid, que reúne a 600 millones de televidentes, pero ninguno de ellos lo hará de forma oficial en el Reino Unido.

Una extraña regla de la FA, impide la transmisión de partidos entre las 2:45 y 5:15 de la tarde (tiempo local) los días sábados. Eso significa que ni el poseedor de los millonarios derechos de La Liga, Sky Sports, puede ofrecer el partido en ninguna plataforma. Tendrán que acudir a transmisiones ilegales de internet, Periscope o Facebook.

¿Suena familiar?

Tal vez soy el único insensato, pero a mí me gusta ver la televisión en una televisión, el cine en el cine y el futbol, rodeado de amigos y familiares en una pantalla enorme.

El domingo me quedó claro que en México no estamos listos para una plataforma como la que transmitió en exclusiva, la vuelta entre Guadalajara y América. Los seguidores se resignaron a no verlo. Dar el paso de registrarse, contratar, facturar y luego encontrar la forma de enviar la señal a su televisión es simplemente demasiado.

Las transmisiones ilegales fueron la alternativa de muchos, que vieron el partido en un celular, si es que lo vieron.

Todos los dueños de empresas son libres de apostar por un modelo de negocio que les convenga y Guadalajara seguirá con el suyo, los ingresos seguramente fueron los mejores del semestre y en realidad no importa la experiencia de ver el futbol, sino hacerlo rentable.

Es una locura, pero en estos días no hace falta que todos vean un Clásico.  

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi