Así lo vivimos

El pendiente del ‘Canelo’

No va a ser fácil cambiar la opinión de miles de aficionados del boxeo en México que siguen dudando de la calidad de Saúl Álvarez. Llevo muchos años en coberturas de artes marciales mixtas y grandes funciones de boxeos y he escuchado la misma pregunta en decenas de ocasiones.

-¿Es cierto que la gente en México no quiere al Canelo?

A los periodistas y peleadores extranjeros les cuesta trabajo entender esas dudas que todavía tienen los fans sobre él. A final de cuentas, solo ha perdido en una ocasión en su carrera y fue ante el mejor de su generación, Floyd Mayweather, quien lo “chamaqueó” a los 23 años.

Álvarez se está robando esta semana el espacio en todos los medios estadunidenses especializados en deporte, muy cerca del nivel de lo que se vivió hace dos semanas con McGregor y Mayweather, que a diferencia del mexicano, hablan inglés y facilitan la promoción del combate.

Los dos mexicanos que están cerca de su peso y cuestionaron su credibilidad (Alfredo Angulo y Julio césar Chávez Jr.) terminaron por ser derrotados de forma contundente, pero la apreciación de que es lento, inflado por Televisa y protegido por Óscar de la Hoya se mantiene latente, al menos de su lado de la frontera.

Hoy, convertido en una máquina de generar dólares, que presume sus colecciones de autos y caballos, cuyos noviazgos persiguen las revistas, podría dejar de preocuparse por la opinión de sus compatriotas. En México no se venden los Pagos Por Eventos, le basta con ganarse a los hijos de mexicanos que viven en Estados Unidos para llenar arenas y estadios.

Eso lo tiene asimilado, pero una victoria en 16 de septiembre, ante un rival como Gennady Golovkin, al que, según sus detractores, le estuvo corriendo, puede ser la oportunidad de reconciliación, replantear la estrategia y después de ganarse al mundo, volverse profeta en su tierra.

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi