Así lo vivimos

El peleador y la estrella porno

El 8 de agosto, War Machine, el peleador de artes marciales mixtas agredió con un cuchillo y golpeó brutalmente a su novia, la actriz porno Christy Mack –que se volvió célebre, cuando Rihanna posteo en su instagram una foto de su trasero con una hoja de mariguana tatuada- y cumplió con todos los estereotipos de las artes marciales mixtas.

Antes llamado Jon Koppenhaver, peleó en las mejores promociones de este negocio, primero en el UFC y luego en Bellator, incluso combatió en el DF ante el mexicano Érik Perry Montaño. Pero cuenta con un historial de usa de sustancias e innumerables detenciones y más de dos periodos en la cárcel. En fin todas esas cosas de la gente que sale a pegar en una jaula.

Pero anoche se transmitió en México el primer episodio de The Ultimate Fighter Latinoamérica, la mejor introducción para lo que será llegada del UFC, a una región donde apenas se abren las puertas al deporte de mayor crecimiento alrededor del mundo. Vimos como el zacatecano Teco Quiñones sufrió para dar el peso, como la convivencia puede acalorarse y como solo la disciplina te saca adelante en el octágono.

Personajes como War Machine, existen en todos deportes profesionales, también los hay quienes son abogados, doctores, carpinteros o desempleados.

Conozco desde hace año y medio a la mayoría de los peleadores que están dentro del reality, con el tiempo también a algunos de los miembros de sus familias y me queda claro que en los siguientes episodios no veremos nada más que gente que trabaja, que quiere representar a su país con orgullo y salir con la mano en alto en la práctica del MMA que les dio sentido a sus vidas.

No todos están locos y muy pocos son tan cobardes como War Machine.

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi