Así lo vimos

La pelea más grande

Me hubiera gustado vivir en esos tiempos de los que hablan todos. Pues los aficionados del boxeo en México dicen que “a los ídolos ya no los hacen como antes” y a todos los campeones mexicanos les encuentran un pero. El Canelo es un “inflado”, Julio César Chávez Jr. es un “mariguano”, Jorge Arce es un “violador” y etcétera. Son fieles seguidores del boxeo y opinan como expertos, pero no hacen nada más que quejarse de eso que tanto dicen amar.

El seguimiento a las Artes Marciales Mixtas en este país está creciendo y parece que contagia a los fans de esta disciplina, que me ha tocado ver crecer en todos los sentidos. Desde que Yair Rodríguez derrotó a BJ Penn el 15 de enero he escuchado y leído a todos esos “expertos” criticarlo por abusar de un viejo, leer el mismo argumento del boxeo “lo están inflando”, “que le pongan un rival de verdad”.

Tan bien que íbamos.

La pelea de Penn para los medios en Estados Unidos significó el salto a la fama del Pantera Rodríguez. Fue la victoria que lo hizo una legitima estrella y lo puso en el mapa de los pocos que no lo conocían.

Aquí fue lo contrario, esa negatividad de los fans del boxeo y del futbol se contagió. Los “cangrejos” de Hugo Sánchez arribaron a una disciplina que va a un público mucho más joven, con futuro.

Este jueves Yair firmó el compromiso más importante de su carrera. Es, de hecho, la pelea más complicada que ha enfrentado un peleador nacido y desarrollado en México dentro del octágono; el de Parral, Chihuahua, peleará con Frankie Edgar el 13 de mayo en UFC 211.

No hay pretextos, es el mejor rival que pudo enfrentar en su división, es el número dos del ranking y es una leyenda de las artes marciales mixtas en activo. No tiene nada que ver con el BJ Penn que enfrentó el chihuahuense en Phoenix. Edgar acaba de participar en las dos carteleras más grandes del 2016, perdió en una pelea por el título ante José Aldo en UFC 200 y luego regresó con una sólida victoria ante Jeremy Stephens.

La decisión del equipo llega en el momento perfecto, enfrentar a Edgar dará credibilidad. Una victoria significa abrir la puerta a la contienda por el cinturón, una derrota solo sería un paso atrás ante uno de los mejores del mundo.

¿Y ahora cuál va a ser el motivo para criticar a la máxima figura del MMA nacional?

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi