Así lo vivimos

Un milagro para Paco Jémez

El discurso se repite, Paco Jémez siempre ve a un equipo que genera mucho, que tiene un estilo y trata bien la pelota, pero la conclusión es la misma: se falla en la “faceta de finalización”, como si fuera algo menor no poder hacer goles.

A pesar de la incongruencia, el aficionado de Cruz Azul le ha comprado la idea a Jémez, jugadores y ex jugadores del club elogian el proceso y apoyan la continuidad del español en el banquillo sin darse cuenta de que lo que en realidad esperan es un milagro.

Él no tiene la culpa de los 20 años sin título que están por cumplirse, ni de los cinco torneos sin Liguilla antes de su llegada, pero sí del último año, en el que ser campeón ya ni siquiera está en la lista de compromisos, solo es una consecuencia de mucho trabajo y a partir de ahora, suerte.

Nada más quedan 15 puntos por disputar y si hoy arrancara la Liguilla enfrentarían de nuevo a un América que no solo fue más contundente el sábado, mostró que tenía mayor idea de cómo hacer daño al rival. Las jugadas de Silvio Romero para los dos goles que apagaron a La Máquina en unos cuantos minutos parecen diseñadas y ensayadas para la ocasión.

Hoy solo han marcado un gol más de los que han recibido, no van a transformarse en un mejor equipo que Monterrey, América, Toluca, Tigres o León, que son los aspirantes al título y sus probables rivales si se mantiene en los puestos de clasificación. En una serie de eliminación directa todo puede pasar, así basa hoy sus esperanzas Cruz Azul.

Por más paciencia en un proyecto, un equipo de esas dimensiones no puede retener a un entrenador que no los coloque en posición de pelear por el título y para que eso suceda tienen que confiar en las bondades de la Liguilla, ser campeones de milagro y acabar con la sequía. 

carlos.contreras@milenio.com  
twitter@CCLegaspi