Así lo vivimos

La olla de oro del UFC

Aprendí a odiar a Conor McGregor hace pocos meses, el 18 de enero derrotó a Dennis Siver y saltó a la reja para amenazar a José Aldo: una falta de respeto al deporte, un insulto al campeón más sólido en las artes marciales mixtas.

Tomó la vía rápida para pelear por el cinturón, pues nadie que venza a Siver y Dustin Poirier podría alegar una legítima oportunidad, pero Conor tiene a todos atados de manos. Su espectáculo en la gira promocional, sus declaraciones sobre Floyd Mayweather y la arrogancia de todas sus intervenciones en medios de comunicación, lo han llevado a ser más popular que todos. Ningún monarca del UFC puede tener el mismo efecto.

Desde esa ocasión, he coincidido y platicado con McGregor en varios eventos, he tenido la oportunidad de conocerlo un poco fuera de micrófono y ver cómo se transforma cuando la cámara lo graba, cómo cambia el tono de sus respuestas, cómo reta a todo el mundo, cómo se aleja de lo que realmente pasa por su cabeza. Nunca subestimó a Aldo, mucho menos a Mendes, pero entiende el negocio, le está gustando ganar el dinero a carretadas y hará lo posible para seguir así.

Los millones de irlandeses americanos en Estados Unidos, lo han adoptado en mercados como Boston, en Dublin podría llenar un estadio de futbol, ahora tendrán la recaudación más grande del año para el UFC en el MGM. No ha justificado esa expectación en la jaula, todavía.

McGregor ha convencido a muchos de que puede ganar este sábado con sus palabras, sin pasar por un top 5 de las 145 libras podría coronarse y de ahí, quién sabe qué pueda pasar. Así fue el camino de Chris Weidman y hoy luce invencible en el peso medio.

No se confundan, yo creo que va a ganar Chad, que McGregor no tiene ninguna posibilidad de vencerlo en las tarjetas, solo con un nocaut. Pero aun perdiendo, me muero por ver la furia con la que lo enfrentaría Aldo, una guerra contra Ricardo Lamas o Frankie Edgar. Pagaría por un boleto para verlo y de eso se trata este negocio, de vender boletos.

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi