Así lo vimos

Los niños triquis

Sharbat Gula es un nombre desconocido, pero su rostro es un icono que ha dado la vuelta al mundo. Es la chica afgana que fue fotografiada en 1985 por Steve McCurry y se ha convertido en la portada emblema de la revista National Geographic.

El destino de Gula fue un enigma hasta el año 2002, cuando el propio equipo de la publicación la encontró; tomó 17 años saber si había sido víctima en la guerra o cómo fue su existencia dentro del régimen talibán.

México vive una fiebre por el equipo de baloncesto de los niños triquis de Oaxaca, que compiten en los torneos infantiles internacionales y muchos de ellos juegan sin zapatos. Levantan suspiros a donde van; es imposible demeritar un proyecto tan noble.

El martes los niños conocieron a los jugadores de la NBA, compartieron una clínica con integrantes de Olimpiadas Especiales, que fueron opacados por el impacto de los niños descalzos.

La noticia de la “reta” que jugaron con los Spurs de San Antonio impactó en todos los espacios noticiosos, el video que subimos en el canal de La Afición de YouTube generó 150 mil vistas en menos de 24 horas. Todos los comentarios son positivos, el gesto conmueve y los triquis valoraron la experiencia.

A su corta edad ejecutan bien los fundamentos del deporte. No pierden a su hombre en la marca, algunos botan con las dos manos, trabajan el pase al compañero y atacan el aro desde la pintura como lo marcan los estándares.

Se han convertido en elemento perfecto para la foto oficial, visitas con el Presidente, diputados y gobernadores servirán de muy poco si no hay continuidad, porque el camino de estos basquetbolistas no termina en la selección nacional o en la NBA.

Manu Ginóbili fue realista: “A los 10 años hay muchas variables qué considerar para llegar a la NBA, es muy difícil, aunque todo se puede y la prueba somos nosotros mismos”, aseguró.

Se trata de asegurarse de que el objetivo se cumpla, crezcan como hombres y mujeres íntegros, dentro de su comunidad o fuera de ella. No tiene nada que ver con la NBA, uno de cada millón de niños que practique básquet será profesional, pero estos jóvenes individuos ya conocen la disciplina de entrenar dos horas al día y saben que para poder jugar tienen que seguir en la escuela.

Se debe replicar el modelo en miles de municipios, hacerlo con otras disciplinas.

Los homenajes no sirven para nada si tenemos que esperar 20 años para que alguien filme un documental y así recordarnos a aquellos niños triquis que conmovieron a México en el 2013.  

http://twitter.com/CCLegaspi