Así lo vimos

Los mexicanos sí tienen dinero

Durante años, las Ligas profesionales de futbol, beisbol, basquetbol y cualquier otro deporte han padecido para sostener el negocio. Existen plazas nobles, como Monterrey, donde las entradas son buenas, los porcentajes de abonados altos y los patrocinadores se pelean por estar en las camisetas.

Pero esas son contadas excepciones, muy pocas franquicias profesionales en México pueden decir que tienen más del 50 por ciento de su boletaje vendido, aunque poco tiene que ver con el precio de las entradas.

En 2006 pude asistir a mi primer Gran Premio de la Fórmula Uno, el circuito de Monza, en Italia, con los tráileres de los equipos y toda la parafernalia estaban muy lejos de lo que había visto en México en Champ Car o con la segunda categoría de Nascar que visitaba nuestro país.

Hace ocho años era otro universo, hoy se abrió la venta general para el primer Gran Premio de México en más de 20 años y las preventas nos dejaron claro que el supuesto enojo de los aficionados por el costo del los boletos, desde mil 500 hasta 18 mil pesos no será más que una anécdota. El autódromo debe estar al nivel del resto del calendario y ese fin de semana recordaremos cuántos mexicanos aman ese deporte.

Cuando el espectáculo vale la pena, al menos en el Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey, cualquier escenario puede ser insuficiente. Lo veremos de nuevo el 20 de marzo cuando UFC 188, esta vez con Caín Velásquez vuelva a tener un boletaje agotado.

Los promotores han encontrado un terreno fértil, es raro que no vengan a México los artistas internacionales en sus giras mundiales, desde The Killers hasta Romeo Santos, Calle 13 o Justin Bieber agotan una y otra vez el Foro Sol. Dinero hay, ¿cuántos van a pagar lo mismo que por la Fórmula 1 para ir al Vive Latino mañana?

Las familias de la clase media mexicana pueden pagar para ver un espectáculo de calidad, el reto está en poderlo ofrecer semana a semana. 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi