Así lo vivimos

Mayweather, McGregor y la falta de información

No van ni 72 horas del anuncio oficial de la pelea entre Conor McGregor y Floyd Mayweather, pero ha sido como una década de leer argumentos sin sentido y muestras de ignorancia.

Es un combate legítimo de boxeo, no tiene nada que ver que McGregor sea un peleador del UFC. Aquí las otras dimensiones del MMA no participan. Es una práctica común en la jaula.

No tiene nada que ver con Rocky enfrentando a Hulk Hogan o el montaje de Floyd Mayweather ante Big Show en la WWE. Se trata de un debutante (que ha practicado boxeo durante casi 20 años) ante uno de los mejores de la historia.

Ésta no es una súper pelea ni algo sin precedentes, simplemente se trata de un peleador más de MMA experimentando en algo que entrena a diario. Lo que lo hace enorme, es la fama de McGregor y la de su rival.

Cris Cyborg Justino, considerada la mejor libra por libra del mundo del MMA, ha mantenido a la par una carrera dentro del Muay Thai, su último combate fue ante la legendaria Jorina Baars en la que fue calificada pelea del año en el 2014. Nadie aseguró que Cyborg le faltara al respeto al Muay Thai, a pesar de que apenas tiene tres peleas como profesional.

Otros activos del roster del UFC, como Donald Cerrone, Jorge Masvidal, Nick Díaz o hasta Anderson Silva tienen peleas profesionales de boxeo. Ni que decir de Holly Holm o Jessica Rakoczy, que fueron campeonas mundiales en varias divisiones de boxeo antes de migrar a la jaula.

Cerca del 90 por ciento de los peleadores del UFC también participa en competencias de jiujitsu o sumisión y no le están faltando al respeto a nadie, porque es algo que entrenan a diario.

Conor peleará con Floyd en una división donde ambos se sienten cómodos, con guantes como los que usan todos los días, es solo una pelea desnivelada, con pocas posibilidades para uno de los dos púgiles. Como la que acabamos de ver el 6 de mayo en la misma Arena T-Mobile.

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi