Así lo vimos

La maldición del verde

Se acabó. No hay manera de salvar la Copa Oro, el futuro del Piojo Herrera está sentenciado.

En un mes el técnico nacional aprendió que no es lo mismo hacer comerciales con un perico en el hombro y la otra docena de patrocinadores de la selección que lo incluyeron, que integrarse a una campaña política.

A Daniel Bisogno se lo perdonaron, a Julio César Chávez también, a Oribe Peralta y a Marco Fabián les afectó en lo mínimo. Pero Miguel Herrera se echó encima a la opinión pública tras apoyar al Partido Verde en el día de las elecciones, la fecha en la que jugaron en contra de Brasil, no ganó esa vez y tampoco lo ha logrado un mes después.

No es lo mismo pasar por un bache deportivo cuando el público está de tu lado, que hacerlo con el mundo en contra. Ya denunciaba Ricardo La Volpe durante su proceso la presión que tenía con Hugo Sánchez criticándolo cada vez que le ponían un micrófono en frente y generando negatividad.

La selección “B” no iba a ganar la Copa América, le lesión de Rafael Márquez lo hizo todo peor, México no tiene ocho centrales de nivel selección como para pensar en dos torneos jugando con línea de tres. Calificar hubiera sido bueno, pensar en ganar a Colombia, Argentina, Chile y hasta Brasil en fase de eliminación directa no era realista.

Pero con el 99 por ciento del público en contra es difícil mantener la concentración, cuesta trabajo controlar la calentura cuando los reporteros te cuestionan.

Pasó la pesadilla de Conmebol y la de Concacaf es más aterradora. No está Héctor Moreno, por mucho el mejor defensor nacional de la actualidad y anoche Chicharito se unió a la lista de las bajas. Ganarle a Cuba, Guatemala o Trinidad y Tobago no va a convencer a nadie, solo hay un partido que rescata la Copa Oro y es ante Estados Unidos y para eso hay que llegar a la final.

Yo soy de los que creo que Miguel Herrera se debe de quedar, que la selección tiene más talento que nunca con figuras en Europa como Héctor Miguel Herrera, Andrés Guardado, Carlos Vela y hasta Javier Hernández que se ganó el respeto en Europa.

Hoy se ve tan difícil ganar la Copa como regresar el tiempo y borrar esos desafortunados tuits. 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi