Así lo vivimos

El mal momento para Pulido

La sonrisa de Jorge Vergara es justificada, golearon al máximo rival en el estadio Azteca, los humillaron y hasta provocaron una conferencia donde su técnico mostró el lado oscuro.

Su hombre de confianza logró la negociación imposible, aunque les costó lo que hubieran costado tres de sus refuerzos de nivel selección, como Gullit, Brizuela y Vázquez, lo consiguieron, trajeron al pez gordo del verano, Alan Pulido.

Tiene talento y juventud, no había más al alcance. Como pasa desde hace más de una década con Chivas, tienen que pagar el sobreprecio de sus ideales. En esta ola de euforia el técnico se da el lujo de presumir que "apoya a los mexicanos, más que los propios mexicanos", cuando en realidad no tiene más opciones.

Guadalajara no tiene al mejor equipo de México, los números los ponen séptimos, apenas arañando la Liguilla, a pesar del triunfo que los sitúa por las nubes en lo anímico. Tampoco son el plantel más completo, pero con Pulido deberían estar entre los cuatro mejores, en el grupo de los que solo con un campeonato pueden sentirse satisfechos, y no estamos hablando de ganar la Copa Mx.

La llegada de Alan hace un año era idónea, todavía antes, cuando fracasaron al buscar la cuota goleadora de Aldo de Nigris y Rafael Márquez Lugo, pero hoy, no es más que un golpe a la confianza de sus propios canteranos, esos son los mexicanos que debería apoyar Chivas, porque son lo mejor que puede presumir el club en toda la gestión de Vergara.

Javier López, Ángel Zaldívar y Carlos Cisneros están entre los que pueden perder la titularidad dependiendo de cómo decida plantarse Almeyda, con un falso '9', con dos puntas o con tres arriba, uno de estos tres jóvenes está en riesgo. Ya de por sí hay unos 15 millones en la banca con Gullit y Vázquez peleando un puesto, no son capaces de echar otro tanto para allá.

carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi