Así lo vivimos

Ya ni la burla perdonan

Alguien está muy enojado en el Club Universidad y tiene la razón. El uruguayo Gastón Silva niega un compromiso que adquirió cuando su equipo, el Torino, accedió a venderlo al futbol mexicano y realizaron el papeleo la semana pasada.

La transacción, manoseada por el representante y la madre del jugador, quienes se suponía viajarían a México junto a él para finiquitar se vino abajo, pase lo que pase ya no va a jugar en Pumas.

La directiva tiene los argumentos para hacer pública su molestia, para pedir justicia y acudir a las vías jurídicas para que la FIFA lo inhabilite o para que Independiente, se percate de que puede incurrir en una falta seria y desista en el intento de contratar al central.

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío y si en Pumas quieren ganar este caso deben cambiar las formas. El comunicado explicaba claramente la situación y el procedimiento a seguir tras la violación de una veta definitiva, pero el remate con la sentencia “De Pumas y del futbol mexicano nadie se va a burlar”, me recordó a un diálogo de telenovela de los años ochenta. Retador e invitando a una respuesta como la que ya recibieron de Silva.

Si los universitarios pueden mostrar un pre acuerdo y las condiciones que el jugador había solicitado para venir no debe haber controversia, tendrán que ganar y además de una indemnización por parte del Torino, podrá haber un castigo.

Pero ya sabemos que con la FIFA y el TAS no siempre hay garantías de que la justicia llegue. Silva podría salirse con la suya y jugar en Independiente o hasta en otro lado y entonces el community manager que agregó al comunicado un tuit que dictaba “De pumas, nadie se burla” tendrá que lidiar con cientos de mensajes que les recuerden que este jugador en particular si vino a burlarse de Pumas y del futbol mexicano. 

carlos.contreras@milenio.com  
twitter@CCLegaspi