Así lo vivimos

Entre "cruzazulear" y cambiar la historia

Aquí estamos otra vez, a pesar de la turbulencia del torneo, Cruz Azul controla su destino para estar en la Liguilla. Ser uno de los que aspiran ser campeón, romper la racha de siete torneos sin estar entre los ocho mejores y 20 años sin llevar el título a casa.

El resultado del viernes en Morelia es, probablemente, el más importante que ha conseguido Paco Jémez en toda su gestión, ahora solo tienen que ganarle en el estadio Azul al eliminado Veracruz para meterse a la fiesta.

¿Este grupo de jugadores y técnico son capaces de hacerlo? La lógica indica que sí, llegarán motivados, con ganas de darle a un entrenador una razón para renovar contrato y tienen una plantilla mucho más completa que los Tiburones.

El problema con Cruz Azul es que la lógica no aplica, durante estas dos décadas siempre se han encontrado con las situaciones más inverosímiles a la hora buena, acuñaron el doloroso verbo “cruzazulear”.

La pausa por la fecha FIFA, que llega más inoportuna que nunca, puede ser un arma de doble filo. Tienes casi dos semanas para preparar el partido clave, pero también pierdes la inercia de esta buena victoria ante Monarcas, que de pronto ve comprometido su pase si pierde con Necaxa en la fecha 17.

Han sido varios meses de alegatos en las conferencias de prensa, desde el infame “parecemos estúpidos”, el “imán para los tontos” que dice tener cuando se refiere a los reporteros que lo cuestionan y dirigir a un equipo que ha “tenido que tragar mierda por toneladas” en dos torneos y Jémez está muy cerca de revertir esa situación.

Ya fallaron el torneo pasado, quedaron fuera en la última instancia y “cruzazulearon”, si lo hacen de nuevo no hubo aprendizaje, no hay trabajo ni proyecto que los justifique ni seguidores que deban seguir creyendo en ellos. 

carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi