Así lo vimos

La Volpe, campeonato o fracaso

No es que sea novedad, pero Ricardo Antonio La Volpe dejó de ser el técnico que ponderaba jugar bonito para convertirse en un resultadista.

Los seguidores americanistas se dieron cuenta hace mucho tiempo y a pesar de que están en posiciones de Liguilla, no perdonan una, no dejan de presionar en la tribuna y más allá de las oportunidades que le ha dado como titulares a Diego Lainez y Edson Álvarez, poco le aplauden.

Una cosa es la percepción de la tribuna, que en el caso de los azulcremas casi nunca están convencidos al cien por ciento y otra escuchar a La Volpe reconocerlo en su propia boca en la entrevista que concedió anoche en TDN. Ha traicionado a su estilo, juega con línea de cinco porque en esta era con el club de Coapa el resultado es mucho más importante que jugar bien, que la filosofía ofensiva se puede dejar en el olvido para pensar en un objetivo más grande: el título.

Aunque no somos todos, muchos mexicanos todavía añoran los días del argentino dirigiendo a la selección, argumentan que fue cuando se jugó mejor, con un estilo que gustaba y además tuvo una gran Copa Confederaciones en medio de un ciclo de eliminatoria mundialista sin sobresaltos: calificó caminando.

Eso quedó en el pasado pues el América puede ser el último tren, hasta un plan a largo plazo. Acá la exigencia solo es una, ser campeón.

No basta con quedarse a unos minutos de serlo, hasta con el trofeo en la mano pueden despacharte y si no pregúntenle a Mohamed.

Si ya se olvidó el estilo, si la circunstancia no da para atacar en todos los escenarios entonces solo los resultados hablan. Ya no hay torneo que distraiga más allá de la Liga, el tema de las bajas no es pretexto en un plantel tan completo y una vez que se ha aceptado la traición a la esencia del “lavolpismo” solo restan dos opciones: coronarse o fracasar.

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi