Así lo vivimos

El jugador de reparto

El futbol en México se maneja diferente a todos los otros deportes. Es de los pocos, por no decir el único, que no depende de los presupuestos gubernamentales para operar como Federación, que en realidad es la encargada de formar talentos para las selecciones nacionales de todas las categorías. No los clubes.

Aunque en tiempos recientes se establecieron como entes separados Liga y Federación, los dueños de los 18 equipos de Primera División son los que siguen mandando, obteniendo los beneficios del producto Selección Mexicana y también las responsabilidades que esto conlleva.

Así, ellos deciden cuántos extranjeros pueden jugar en cada plantel, hoy la regla 9-9 parece un obstáculo para el desarrollo del futbolista nacional, un atentado al Tricolor, pero está muy lejos de la realidad.

¿Cuántos de los titulares de Juan Carlos Osorio llegaron a cinco temporadas en Liga Mx? Hoy, el combinado nacional se compone en su mayoría por jugadores que emigraron a Europa muy jóvenes, luego de participaciones destacadas en mundiales Sub 17, Sub 20 o Juegos Olímpicos, esa es la parte que no se puede descuidar, de ahí saldrán los futuros seleccionados.

El draft de invierno mostró un fenómeno inesperado, se cotizan los jugadores de reparto nacidos en México o que califican como mexicanos, no le sirve de nada a equipos como América , Cruz Azul, Rayados o Tigres tener extranjeros de sobra, si tienen que mandar a la tribuna sus grandes inversiones.

A los aficionados les parecen poco las contrataciones de Joe Corona y Henry Martin en América; Ángel Reyna en Toluca; Gael Sandoval y Ronaldo Cisneros en Chivas; José Madueña, Carlos Fierro y Javier Salas en Cruz Azul, pero es la consecuencia de la regla. Tener nueve extranjeros no te garantiza el éxito, la base de mexicanos –aunque no sean figuras es necesaria- y hoy se nota en varios planteles.

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi