Así lo vimos

El Juego 1

En este trabajo siempre es gratificante hablar con gente que entiende y domina su disciplina.

El español Sergio Valdeolmillos, entrenador de la selección mexicana de basquetbol es uno de ellos. He tenido la oportunidad de platicar con él al terminar decenas de prácticas o partidos y casi siempre me deja algo de aprendizaje.

Los Panamericanos de Toronto 2015 fueron probablemente su peor torneo. No completaba ni nueve jugadores sanos para competir, era la fórmula del desastre. Luego de la primera victoria, un milagro ante Argentina, le pregunté si no le preocupaba el tiempo que estaban tardando en las posesiones, en más de una ocasión les ganó el reloj y tuvieron que sacar tiros desesperados.

"Eso es lo que quiero, tenemos que mantener baja la producción de puntos o no vamos a poder con el plantel tan corto", me respondió.

Mientras leía las reacciones en las redes sociales sobre el primer cuarto en el Juego 1 de las Finales de la NBA, todos fascinados con el ritmo de juego no podía dejar de preguntarme, ¿pues no es Golden State el que pasó la mitad del año sin coach?, parecía al revés.

LeBron James es una bestia, el mejor jugador de su generación, pero ni él va a poder ganar cuatro partidos cuando el rival hace 30 puntos por cuarto. Hay que bajar el ritmo; alargar las posesiones o esto va a ser una masacre. Por muy sano que esté Kyrie Irving, no les alcanza para ganar ofensiva vs. ofensiva. Los Warriors son demasiado para cualquiera en ese sentido.

Antes de que arrancara la serie estaba seguro de que los Cavaliers ganarían otro anillo en seis juegos, uno más al legado de LeBron. El daño que le hicieron a Golden State los armadores del Este en la campaña regular como Irving o John Wall de Washington daba a pensar en un escenario parejo, pero si no hay ajuste para el Juego 2, esto corre el riesgo de ser barrida y tendremos un campeón invicto en los playoffs.

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi