Así lo vivimos

"Jona", la nueva víctima

El ex jugador del New England Revolution, Taylor Twellman, lo adelantó el lunes y parece que es cuestión de horas para que el Galaxy de Los Ángeles confirme el fichaje de Jonathan dos Santos. Regresa el mismo cuento; está acabado, la peor decisión que pudo tomar de cara al Mundial de Rusia 2018.

Se habla de una venta de 5 millones de dólares y un salario de hasta 3 millones para asegurar, como lo hizo su hermano, su futuro antes de hacer un probable paso a la Liga Mx. Para los seguidores de la selección, Jonathan debería ponderar quedarse en Europa, aunque el Villarreal hubiera traído al ídolo local Pablo Fornals, seis años menor que él, para disputarle un puesto.

¿Por qué tendrían los seleccionados que ofrecer disculpas por buscar mejores condiciones de vida y trabajo? Todos lo hacemos, en cualquier empleo al que nos dediquemos.

La idea de que solo por pisar una cancha de la MLS un futbolista está descompuesto es aberrante. Tanto como el hecho de que, si se hubiera confirmado esa versión periodística de frágil fundamento, que lo colocaba en el América, eso sí resultaría como un avance y no afectaría sus posibilidades de jugar con la selección.

Ir a la Liga de Estados Unidos no le impidió a Jorge Campos, Cuauhtémoc Blanco o Rafael Márquez mantenerse como protagonistas en el Tricolor y tampoco tenemos un parámetro real sobre Giovani desde que está en Los Ángeles, donde juega detrás del centro delantero o como segunda punta, pues con Juan Carlos Osorio se ha desempeñado hasta como interior por izquierda.

Un club como el Galaxy tiene instalaciones y programas para mantener a los Dos Santos en forma, la Liga vive momentos de locura en esta segunda ventana de transferencias, como la espectacular recepción de Dom Dwyer en Orlando. Descartarlo solo por jugar en Estados Unidos es un prejuicio y no un análisis real.  

carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi