Así lo vivimos

Es hora de abandonar a Cruz Azul

No vi al Cruz Azul de la década de los setentas, ese que dejó una base de seguidores tan grande que los mantiene entre los equipos más populares de México a pesar de que han ganado un solo título de Liga en 36 años. Un solo campeonato en 58 torneos.

Tratar de explicar cómo es que han fallado en 57 ocasiones es imposible en 1,700 caracteres. Desde aquel equipo que deja ir el tricampeonato ante Pumas han perdido otras nueve finales. Hasta la del 2013 se habían mantenido en un alto nivel de competencia, pero la dolorosa derrota en el estadio Azteca abrió la puerta a una racha de malas noticias.

Han tenido buenas camadas de canteranos, algunos hasta de exportación como Juan Francisco Palencia, Ricardo Osorio, Aarón Galindo o Javier Aquino. Siempre han ido por lo mejor del mercado, desde que repatriaron a Carlos Hermosillo, veteranos como Diego Latorre o Luis Amaranto Perea, prospectos internacionales como Chelito Delgado, hasta el plantel actual, donde trajeron a Chaco Giménez siendo la estrella de la Liga y a Chuy Corona cuando era el portero más buscado.

Aún con la falta de títulos, Tomás Boy aparecía como una gran opción en el banquillo, pero el resultado fue todavía peor, ni subcampeonatos ni Liguillas ni nada.

Es hora de dejar la tribuna vacía, de olvidarse del ver al equipo por la tele, de dejar el apoyo. Solo así un equipo grande puede salir de tantos vicios. Hasta un saludable descenso como el de River Plate en Argentina puede ser mejor que la situación actual. Donde el fanático se enferma cada seis meses, donde no hay comunión con jugadores, técnicos o directiva.

Se necesita mucho más que un receso invernal para que se acaben las burlas, hay que empezar desde cero.  

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi