Así lo vivimos

"Chucky" ya creció

Hirving Lozano tiene mucho que trabajar para ser un top 10 del futbol europeo. Debe desarrollarse físicamente, le vendría bien controlar su carácter, ser menos provocador y evitar las faltas que suele cometer cuando está en medio de una disputa con los rivales, que ya le costó una expulsión tonta en la liga de Holanda.

Mientras resuelve eso, está listo para echarse en hombros a la selección nacional. No solo como un revulsivo en los minutos finales, como lo ha empleado Juan Carlos Osorio. Sí se trata de tener en la cancha a los que están en mejor momento. Debió iniciar el partido en San Luis, no hay un solo argumento para mantenerlo en la banca.

Solo una lesión podría impedir que el Chucky no termine la campaña como una de las máximas figuras de la Eredivisie, a su edad (22 años) los sitios de internet están repletos de fans, mexicanos y de otras partes del mundo, que ya lo colocan como la “siguiente gran figura”. Discuten en los foros para definir quién es el mejor jugador de Concacaf, él o Christian Pulisic, se adelantan al futuro y deciden cual de los dos tiene más posibilidades de llegar al Real Madrid o Barcelona.

Esa realidad no está lejos, si mantiene el paso y marca más de 20 goles con el PSV llegará al próximo verano como una de las joyas del mercado, un buen mundial podría ser suficiente para llegar a las cifras estratosféricas que hoy pagan los equipos por los prospectos como él.

Aunque cueste trabajo entenderlo, porque es mexicano, es una de las máximas promesas del futbol mundial y debería ser uno de esos imprescindibles de Osorio –porque a pesar de las rotaciones los tiene para el primer partido de cada convocatoria-, como Chicharito, Héctor Herrera, Andrés Guardado, Héctor Moreno y Diego Reyes.

Se viene un año crucial y Lozano es ese jugador que puede hacer la diferencia el próximo verano. 

carlos.contreras@milenio.com  
twitter@CCLegaspi