Así lo vivimos

¿Hipnosis para 'Chicharito'?

Creo en la hipnosis y sus cualidades terapéuticas, pero no entiendo por qué le quitamos mérito a un jugador como André-Pierre Gignac al asociarlo con la intervención de John Milton, quien en sus apariciones en medios es elocuente, y al menos, en las que me tocó ver con mis compañeros de Multimedios, donde ha presentado fragmentos de su show hace más de cuatro años, nunca se atribuyó al cien por ciento el resurgir del francés. Aunque sí reconoció su acercamiento.

   Si Tigres está en la Final, es por sus goles, y serán sus goles los que lo hagan campeón o no ante el América. ¿Por qué es tan difícil entender que los tantos no llegaron en racimo durante la campaña, pero su mecánica, técnica y desgaste físico fue el mismo?

Basta con ver la jugada en la Final de la Euro, la que falla ante Jaguares o la de Monarcas en el arranque del torneo, muestran su talento, pero las estrelló en el poste, que es, a todas luces, más difícil que meterla o mandarla para afuera. Hoy es el mismo delantero extraordinario, las definiciones han estado un par de centímetros mejor colocadas.

A unos 9,500 kilómetros de distancia, Javier Hernández tiene casi 1,300 minutos sin anotar, su técnico y compañeros no han parado de defenderlo. Chicharito hace lo mismo que antes, se mueve bien, no es que corra menos que cuando se convirtió en la estrella del equipo y ayer en el partido ante Colonia hasta dio dos pases que pudieron terminar en gol.

Pero se volvió a ir sin anotar.

La mala racha se va a terminar tarde o temprano, el entrenador tomará las decisiones necesarias y la sequía será una anécdota más en su carrera. Por más que el chiste de mandarlo con John Milton sea recurrente hoy, Javier Hernández es un buen delantero, tanto como Gignac, aunque por ser mexicano nos cueste más trabajo verlo.

carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi