Así lo vivimos

El mejor libra por libra

En medio del ruido que provoca la promoción de Floyd Mayweather y Conor McGregor para la pelea del próximo 26 de agosto, el UFC recuperó a su verdadero rey.

Jon Jones es el mejor peleador que ha pisado el octágono en casi 24 años de historia del deporte. No, no es Conor por más que haya sostenido los dos cinturones al mismo tiempo.

Bones lo tiene en los genes, sus hermanos Arthur y Chandler son estrellas en la NFL, si bien él no fue una estrella colegial en lucha, ha superado en ese terreno a los que sí lo fueron, como Chael Sonnen, Ryan Bader y dos veces a Daniel Cormier, quien hasta antes de la primera pelea con él, nunca había sido derribado y antes de la segunda nunca había sido finalizado.

He podido estar en el campamento de Jon, conozco bien a la gente que hace la estrategia de sus peleas y los que han tenido que lidiar con la decepción una y otra vez por el desastre que ha sido su vida personal.

El campeón más joven de la historia del UFC sigue ahí seis años después, con el nocaut más contundente de su defensas y probablemente la mejor presentación de su carrera. Sin haber sido derrotado, pues la mancha en su récord de 23-1 solo se debe a una descalificación muy dudosa.

Nadie ha defendido más veces que el cinturón de las 205 libras, el de las verdaderas leyendas de la promotora como Tito Ortiz, Chuck Lidell, Shogun Rua o Randy Coture.

Probablemente Demetrious Johnson se mantenga como el mejor libra por libra en el ranking oficial del UFC, pero tiene competencia, si Jones deja de violar la ley no habrá quien lo detenga, hará súper peleas como las de Brock Lesnar y Caín Velásquez porque en su peso nadie puede con él.

Es la estrella que el deporte necesitaba en caso de que la máquina de generar dólares en el que ha convertido McGregor decida no regresar o fracase al intentar su primera defensa. 

carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi