Así lo vivimos

La pelea “real”

Pasó la vorágine del 26 de agosto, es difícil hacer un balance sobre lo sucedido entre Floyd Mayweather y Conor McGregor, pues las percepciones son muy disparadas. Están los que agradecieron ver al estadunidense ir hacia adelante por primera vez en mucho tiempo en una pelea o reconocen al irlandés por el esfuerzo en su debut profesional, y también están los que la califican de fraude, indignados, que no salieron contentos con el show.

La ventaja es que este sábado, cuando Saúl Álvarez y Gennady Golovkin se enfrenten en la Arena T-Mobile de Las Vegas, no hay nada qué cuestionar, es un combate que todos los fans del boxeo quieren ver desde hace casi dos años. Con el cinturón medio en juego y la credibilidad intacta.

No batallaron con la taquilla, recaudaron 30 millones de dólares en unas cuantas horas, sin precios inalcanzables, pero suficiente para superar a las de Mayweather vs. Canelo y Mayweather vs. De la Hoya.

Este fin de semana es el más emblemático para el boxeo mexicano, le ganaron la fecha a Floyd y es hora de aprovecharla, si Álvarez se lleva una victoria ante GGG no habrá quién pueda seguir cuestionando su estatus de máxima figura a nivel mundial. De perder, tiene un gran potencial de revancha, mucho más que cuando enfrentó a Money o hace unos meses cuando no pudo noquear a un Julio César Chávez Jr. que no estuvo ni cerca de su nivel.

Golovkin es ligero favorito en un enfrentamiento difícil de pronosticar, aunque ninguno de los dos viene de su mejor exhibición, tiene todas las garantías para que los aficionados queden satisfechos, de “limpiar” la reputación del boxeo, luego de la polémica en las dos funciones con más ventas de PPV en este 2017. En ésta es muy difícil fallar, solo los dos que estarán sobre el ring pueden cumplir con la expectativa. 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi