Así lo vimos

La “estupidez” de Tomás Boy

El Morelia del Clausura 2011 era un equipo que jugaba bien, no fue líder del torneo, pero sí la mejor ofensiva. Tenía agallas y entrega, tanto que le alcanzó para remontar un 2-0 en la semifinal y dejar fuera al Cruz Azul en aquella escena imborrable de la gresca en el Morelos. Tomás Boy disfrutó una vez más humillar a Enrique Meza, esa vez con una derrota dolorosa, la cereza del pastel a todas esas veces en las que siempre nos recordó que el Ojitos estaba siempre refundido en la banca cuando él era la estrella del futbol mexicano. Esa actitud provocadora se fundió al mediodía de la Ciudad de México, en una final timorata donde a Pumas le bastó con poco para coronarse ante su gente, esa tarde Monarcas fue un equipo más. Alzar ese trofeo podría haberle cambiado la carrera como técnico de Boy, que anoche reconoció haber cometido un acto “estúpido” ante su ex equipo. Otro berrinche, manoteo y una cartera en su mano para reclamar un arbitraje que no lo favorecía. Acabó bañado en cerveza por la afición que alguna vez lo respetó. Pero difícilmente será la última, pese a su semblante agotado y la conciencia de que difícilmente cumplirá con meter a Cruz Azul a la Liguilla su historial es demasiado grande. ¿Con quién no se ha peleado? Incidentes con jugadores en su momento activos como Félix Fernández, Cuauhtémoc Blanco, Cirilo Saucedo o Darío Benedetto, con otros técnicos como Pedro Caixinha o Miguel Herrera y hasta conferencias en las que se dio el lujo de atacar al Chicharito a miles de kilómetros de distancia. Hasta al público celeste le responde con señas e insultos. Boy tuvo buenos equipos en el pasado, algunos hubieran merecido un título, pero en Cruz Azul dejará huella solo por esas estupideces que él mismo refiere. 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi