Así lo vivimos

Los dueños de la selección

En México tuvimos que verlo por internet, pero sin duda fue uno de los momentos más memorables de las últimas décadas en la televisión deportiva mexicana.

La iniciativa de Unidos por los Nuestros, que a media semana se basó en la transmisión de la Jornada 11 del futbol mexicano con presencia de las grandes figuras de las cadenas deportivas con presencia en español en Estados Unidos, se coronó con dos horas de post-show, en el que escuchamos decenas de anécdotas que tenían como gran protagonista las rivalidades entre Televisa y Televisión Azteca, antes Imevisión, en los tiempos de “guerra” del equipo encabezado por José Ramón Fernández.

Los intercambios entre Raúl Orvañanos y David Faitelson, Enrique Bermúdez y André Marín, los abrazos con José Ramón y la manera en la que tenían que contenerse para no echar por la borda el intento por ayudar a los damnificados en Texas, Florida, Puerto Rico y México fueron oro puro. El equipo de Univisión creó momentos que millones de televidentes en México hubieran atesorado.

Pero no fue así, el valor del futbol mexicano del otro lado de la frontera cada vez es mayor y no es que en territorio nacional menos personas vean a la Selección o a la Liga Mx, sino que la maquinaria de los latinos en Estados Unidos sigue creciendo y consumiendo a un ritmo acelerado.

En paralelo con esta reunión de talentos de varias cadenas estadunidenses, comenzaron las especulaciones sobre el nuevo contrato de TV para el Tricolor hasta 2026 y horas después de la iniciativa de reunir a casi todos, Telemundo, el gran competidor presentó su oferta, con el respaldo de su televisora madre NBC/Universal (que tiene los derechos del Mundial y los Olímpicos) y de América Móvil.

Hoy se aclararán los rumores y la guerra sucia que derivó esta negociación, pero está claro que el premio mayor no está en México.

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi