Así lo vivimos

El dilema de Lainez

La cuenta oficial del Club América sube a redes sociales los resúmenes de los partidos de las Águilas, pero el del sábado ante Monterrey bien pudo ser titulado “Diego Lainez vs. Rayados”. La mayoría de las imágenes muestran a un jugador talentoso, desequilibrante y al que solo a base de patadas, como la que le costó la expulsión a Jesús Molina, lo pueden detener.

Los americanistas en la tribuna lo exigen como titular, no comprenden a Miguel Herrera. Hasta lo acusan de frenar su proceso. Sin embargo, esas voces pueden resultar contraproducentes para el jugador mexicano, que aprovechó la lesión de Cecilio Domínguez para brillar.

Todavía tiene 17 años y eso no se puede olvidar. Está cumpliendo con sus pasos en selecciones inferiores, donde se nota que tiene más desarrollo que el resto. En su oportunidad mundialista de su categoría destacó, marcó golazos y llamó la atención a nivel internacional, aunque no alcanzó para hablar de otro resultado brillante en un nivel donde México tiene dos títulos, tres finales y ha alcanzado la semifinal en cuatro ocasiones en las últimas siete ediciones.

El Piojo, junto a la directiva tienen que mantener la postura, cuidarlo y mantenerlo con los pies en la tierra. Todavía puede crecer en lo físico, todavía tiene que hacer goles y resolver partidos en la Liga Mx antes de que se lo lleven a Europa, como lo imploran las redes sociales, donde ya lo ponen encima de Giovani dos Santos o Carlos Vela, que pasaron una década en Ligas como la Premier y La Liga española.

Lainez es el futuro del América y del americanismo, que necesita de esas figuras hechas en casa y muy probablemente también lo llegue a ser de la selección mayor, por eso hay que arroparlo y  asegurarse de que concrete sus ciclos. Esas perlas no aparecen cada año. 

carlos.contreras@milenio.com  
twitter@CCLegaspi