Así lo vimos

Nueve delanteros para tres partidos

México puede ganar la Copa Confederaciones. Es hora de creerlo, de aprender a darle confianza a una generación donde 17 de los 23 tienen experiencia jugando en Europa.

La eliminatoria ha probado que estos jugadores ya se conectaron con Juan Carlos Osorio y aunque la etiqueta de 'Gigante' es muy obsoleta. La selección nacional de México es otra vez el equipo más dominante de la Concacaf, con profundidad y opciones en cada posición de la cancha.

La confianza se refleja en la convocatoria para Rusia 2017, donde el entrenador colombiano parece tener descifrado el esquema defensivo y su medio campo. Sus variantes y rotaciones ahora serán al ataque.

Anoche ante Honduras arrancó con Giovani dos Santos, Carlos Vela, Jesús Corona y Raúl Jiménez entre los que juegan normalmente como delanteros o extremos. Hirving Lozano y Oribe Peralta, que por la cuestión de calendarios pintaba para ir a la Copa Oro, entraron de cambio.

Se quedó sin ver acción el titular indiscutible, Javier Hernández y dos que traen buen ritmo de juego, Marco Fabián y Javier Aquino.

No podemos olvidar que descansaron Rafael Márquez y Andrés Guardado, capitanes del Tricolor, que si están sanos para el 18 de junio, cuando se debuta ante Portugal, ocuparán al menos una plaza en el medio campo.

La baraja es de nueve jugadores en ofensiva para tres partidos asegurados. Ante Nueva Zelanda se puede experimentar, pero con Rusia probablemente se juegue el pase a semifinales.

Claro que es mejor tener que escoger entre los mejores, pero la posibilidad de que todos ellos cumplan una función en un torneo tan corto es muy remota y de suceder, no es favorable. A final de cuentas el México de Juan Carlos Osorio no ha sufrido para anotar, sino en la falta de coordinación cuando te roban el medio campo. Ahí hay pocos refuerzos y variantes, para cuando un equipo, como Chile, sea capaz de quitarte la pelota.

carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi