Así lo vivimos

Conor ganó el primer round

Floyd Mayweather está listo para matar el boxeo cuando se vaya. La pelea que ha generado más dinero en la historia ante Manny Pacquiao llenó las arcas de ambos, pero generó una enorme desilusión entre los fans de ocasión de ese deporte.

Aquellos entendidos que siguen lo que pasa dentro de los encordados durante todo el año pudieron apreciar de nuevo la extraordinaria técnica de Money para ganar en las tarjetas a cambio de los casuales (que son los que compraron la mayoría de esos 4.4 millones de Pagos Por Evento en Estados Unidos), quienes se sintieron engañados al esperar una guerra al estilo de la vieja escuela.

Con él, Mayweather se va a llevar esas ventas millonarias, sabe que sobre el ring no hay nadie que pueda impulsar otra bolsa así. Sin embargo, Conor McGregor se está acostumbrando a vender más de un millón y medio de PPV en cada combate del UFC, es un boxeador amateur con licencia de profesional. La víctima perfecta para conseguir ese récord de 50 victorias sin derrota. Tras una serie de descalificaciones en redes sociales y declaraciones aisladas donde Dana White, presidente del UFC y McGregor aseguraban que Floyd estaba interesado en la pelea, finalmente el boxeador salió a reconocerlo. Sí la quiere y le ofreció 15 millones de dólares al irlandés, las entrevistas que dio en ESPN lo dejan por primera vez en un papel vulnerable, es él quien está ofertando, es él quien dice "hagámosla".

Las proyecciones de ganancias para este enfrentamiento, dentro de un cuadrilátero, hacen difícil pensar que no suceda: las bolsas de Floyd, UFC y McGregor no pueden dejar pasar una entrada de esta naturaleza, a pesar de que en lo deportivo signifique una burla, sería el acontecimiento más grande del 2017. Es hora de sentarse en la mesa y por primera vez Floyd va encontrarse con negociadores tan duros como él.

carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi