Así lo vivimos

La arcaica línea de tres

Hace algunos años estuve en una reunión donde Sven-Göran Eriksson compartió sus opiniones con editores de los diarios de circulación nacional, ahí, expuso sus conceptos y se abrió a consejos en cuanto a la selección nacional. El sueco, que dirigía al Tricolor, se mofaba de que algunos equipos podían seguir jugando con línea de tres, pues aseguraba que ese planteamiento no se usaba en Europa hace décadas.

Eriksson nunca acabó de entender al jugador ni el estilo del futbol mexicano y probablemente no esté viendo cómo esa formación con tres centrales le está dando resultado a Miguel Herrera, que hoy, al menos, ya igualó a los cinco técnicos que estuvieron antes que él en Copas del Mundo.

Herrera mantiene un eje comandado por Rafael Márquez, que aprovecha las libertades y se ubica bien, Maza Rodríguez se ha desempeñado en el perfil derecho y Héctor Moreno es garantía en el izquierdo. El Tricolor ha ponderado la salida de los veloces Layún y Aguilar, con Vázquez en la recuperación; Herrera y Guardado que han dado un gran Mundial como interiores. Sumaron 7 puntos en la fase de grupos.

Pero México no es el único, Argentina sorprendió al aplicar la misma línea de tres en los primeros partidos, con Ezequiel Garay, Federico Fernández y Hugo Campagnaro. Ayer en contra de Nigeria, Sabella agregó a Marcos Rojo para regresar al planteamiento de cuatro defensores. Dejó el medio campo bastante endeble, pero igual la albiceleste terminó con tres triunfos.

Italia traicionó a su estilo y Prandelli perdió el puesto en consecuencia, esperó hasta el juego decisivo ante Uruguay (que jugó el tercero con línea de tres), para sacrificar a Paletta y enviar a Immobile como acompañante de Balotelli en la delantera. Antes, aplicó un 4-5-1 que se mostró inofensivo a pesar del triunfo con Inglaterra.

Costa Rica es el otro aferrado a un planteamiento similar al de México, con Michael Umaña, Giancarlo González y Óscar Duarte defendiendo, dejando a Cristian Gamboa como lateral por derecha y apoyando a su mayor talento, Bryan Ruiz. Joel Campbell juega solo adelante, pero con una media de cuatro elementos, no le falta acompañamiento. Los ticos sumaron dos triunfos y un empate para ganar el “Grupo de la Muerte”.

La línea de tres está vigente y Eriksson, como casi siempre, estaba equivocado.

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi