Así lo vivimos

Verborragia, le llaman en Colombia

La pluma roja ya tachó a Giovani dos Santos.

Poco sabemos, hasta hoy, de Juan Carlos Osorio, más allá de que habla mucho, que va a intentar cosas muy diferentes y que quiere que los jugadores se adapten a las posiciones como él las identifica.

Toda esa verborrea tiene a muchos admirando sus conceptos, pero de qué sirve hablar tanto si no pueden cuidar sus palabras.

En muy poco tiempo se le olvidó a quienes dirigen la selección, lo difícil que fue traer de vuelta a Carlos Vela, cuando para el Chepo de la Torre era muy fácil decir que no estaba para la selección mayor.

Primeras horas de Osorio y ya descalificó a uno de los jugadores más talentosos que ha tenido México, porque en tres meses en Los Ángeles no pudo haber perdido esa velocidad, la capacidad de tocar en el mismo sprint y la definición que lo han llevado a ser clave en los títulos Sub 17 de 2005, el oro olímpico en 2012 o las Copas Oro de 2009, 2011 y 2015.

¿En tan poco tiempo se acabó el talento de hacer goles como el que le marcó a Holanda en Brasil 2014, el espectacular zurdazo y las dos asistencias con las que México calificó al Mundial de Sudáfrica al ganar en Costa Rica o el de la final de la Copa Oro ante Estados Unidos que lo metió entre los mejores del año?

Pensar que porque está en la MLS no vuelve a la selección es una estupidez, ahí está el caso de Rafa Márquez, quien sigue siendo indispensable. La Liga no le quita o le da calidad a un jugador, menos en tan poco tiempo, basta con revisar el caso de André-Pierre Gignac, donde la ignorancia de los medios franceses, lo llevaron a sepultar su carrera con la selección por venir a México.

Giovani está fuera por el castigo de apoyar al Piojo y luego lesionarse tras el castigo, no se trata de su "momento" y hará bien si sigue los pasos de Vela, no será menos mexicano si se niega a jugar con la selección, más aún cuando prefieren quedarse con uno menos en la convocatoria tras la lesión de Carlos Esquivel, que por cierto no es mejor que Gio.

"Por ahora no veo espacio, por el buen momento de los tres, y que Gio no está al cien por ciento", así lo explicó Osorio. Ningún técnico que sepa moderar sus palabras pone en duda las capacidades de uno de sus jugadores, a menos que pretenda que deje al equipo.

A cualquiera de nosotros, si se nos cuestiona en nuestro desempeño, sea cuál sea el oficio al que nos dedicamos, nos resultará en una ofensa y hasta nos darían ganas de renunciar. Luego no salgan con que lo extrañan.


carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi