Así lo vivimos

Tony Romo tiene que jugar

Veo la ilusión en los ojos de los fans de los Vaqueros de Dallas, tienen un futuro brillante, Dak Prescott, Ezekiel Elliott y Dez Bryant serán los rostros de la franquicia más cara de la NFL en los próximos años, al parecer, terminó la reconstrucción eterna.

Pero al igual que el equipo que dominaba la NFC hace poco más de 20 años, su extraordinaria línea ofensiva es la clave, son pilares en el éxito del juego terrestre y en darle protección a un quarterback novato, que solo ha sido capturado en siete ocasiones. En ese sentido, únicamente los superan los Raiders.

Con tiempo, Prescott se ve mucho mejor que varios veteranos y apenas tiene una intercepción en 182 intentos de pase. De no ser por el error en los últimos segundos del primer partido de la campaña, estarían invictos.

Habría que estar loco para mandarlo a la banca en 15 días, cuando el titular, Tony Romo debería estar listo para regresar luego de la lesión de la pretemporada, sin embargo, el dueño del equipo, Jerry Jones, influye mucho en las decisiones y nunca ha sido discreto en el apoyo a Romo, que será agente libre hasta 2020. Durante los siguientes tres años impactará todavía en 75 millones de dólares el tope salarial; Prescott, menos de dos millones.

Por eso tiene sentido regresar a Romo para iniciar en la semana ocho, demostrar que está sano y que todavía es uno de los que se deshace más rápido del balón. Tienen ventaja en su división. Lo importante es ponerlo en la vitrina.

Dallas puede aprovechar el momento de equipos como Denver, que con un pasador como Romo volverían a ser contendientes en la AFC o lo que podrían construir algo en un futuro cercano como Cleveland o San Francisco.

Este equipo tiene que ver hacia adelante y traer una selección temprana para el Draft de 2017 podría ser la mejor aportación de Romo a estas alturas. 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi