Así lo vimos

Rio 2016: Eu sou jornalista, Día 16

Se repitió el "Súper Sábado"

Ayer escribía sobre aquella noche en Londres que pensaba sería difícil de mejorar para México, pero así fue.

La selección de futbol no jugó en Maracaná en Brasil, en su lugar lo hizo un equipo que fue superado por el tricolor, pero esa noche Alemania supo empatar y a la postre le costó el pase más allá de la fase de grupos a los de Raúl Gutiérrez.

Sin embargo, María Espinoza regresó a su lugar, a la final, aunque en ella la derrotó una rival indescifrable, que solo necesitaba defenderse con la pierna firme, para marcar puntos y la sinaloense tenía que arriesgarse en la distancia.

Pero ¿Quién no ama las sorpresas? y lo de Germán Sánchez e Ismael Hernández son dos enormes atletas que nos hacen pensar que los mexicanos merecen días como el de ayer, donde los editores tienen que escoger qué medalla es la importante y no preguntarse cuándo caerá una.

La palabra fracaso quedó lejos, por ahora…


***


El principio del fin

Una nueva estrella. Guadalupe González conmovió a México a la distancia con su esfuerzo en marcha de 20 km, pero en Brasil nadie pierde la oportunidad de tomarse la foto con la medallista de plata.


***


EN PORTUGUÉS

“É Campeao”

-Es campeón-. Dicta el cabezal del periódico O Globo que celebra el oro inédito. El movimiento con los mexicanos no me permitió ver mi tercera final olímpica de futbol y estaba en la calle cuando sucedió. De pronto la ciudad se convirtió en un estadio y la gente salía por las ventanas para festejar el gol de Neymar. Seis oros en total para Brasil, que tiene así los mejores Juegos de su historia.