Así lo vivimos

Rio 2016: Eu sou jornalista, Día 5

El verdadero campeón

Es la estrella de la piscina, sentado con sus audífonos para aislarse del ruido, es el foco de atención, las cámaras de los fotógrafos disparan sin cesar. No es el hombre de las 21 medallas de oro, ni el nadador más grande que ha nacido. Hasta los periodistas tenemos que hacer fila para conseguir un boleto y ver las finales de natación, pero él tiene un asiento preferencial, aunque ni siquiera sabe lo que está sucediendo y pasa las horas indiferente, con el ceño fruncido. Se trata de Boomer Phelps, su padre Michael corrió a besarlo después de ganar los 200 mariposa, su primero en individual en estos Juegos. Es un ídolo.

 

***

 

La calma antes de la tormenta

Más allá del verde de la alberca, el complejo María Lenk tiene algunas desventajas al ser al aire libre. Algunos clavadistas tuvieron que saltar con corrientes de viento fuertes en las primeras dos finales y, sobre todo, con las finales al atardecer se convierte en un reto para los fotógrafos.


***


EN PORTUGUÉS

Capibara

A unos cuantos metros del Parque Olímpico se pueden ver manadas de este animal por la noche. Son los roedores más grandes de la Tierra, con el rostro similar al de una ardilla y el cuerpo del tamaño de un perro grande. Según los habitantes de las colonias aledañas, no son tan peligrosos.