Así lo vimos

Pobres futbolistas mexicanos

El dominio de los equipos españoles dentro de las competencias europeas ha generado un consenso, la Liga BBVA es la mejor del mundo. España, a pesar del fracaso en Brasil 201 vive su mejor época como selección mayor. En unos cuantos días buscará el tricampeonato de la Eurocopa en Francia.

El reporte presentado por La Liga el 8 de septiembre pasado, expone que 299 de sus jugadores nacieron en España y 196 lo hicieron en otros 48 países. Representa el 39.5 por ciento de jugadores extranjeros, cuatro son mexicanos.

La nueva regla en México, permite a los equipos a presentarse con 180 extranjeros y 144 nacidos en territorio nacional, el porcentaje del 55 por ciento, si tomamos en cuenta el máximo de registros para un partido.

La cifra suena a escándalo, 16 por ciento más que en España, el modelo a seguir, pero corresponde con la situación actual. Los dueños prefieren gastar un millón de dólares, con resultado a seis meses, que en fuerzas básicas y esperar el beneficio en seis años.

Pero no se confundan, el éxito de las selecciones nacionales no tiene nada que ver con la cantidad de mexicanos en la Liga. Si México llega a ser campeón del mundo en los ciclos próximos, tendrá que ver con que la mayoría de los titulares de la mayor se desempeña en Europa y el mejor camino para llegar allá, son los torneos de inferiores, Sub 17, Sub 20 o Juegos Olímpicos, mismos que han generado la gran época de exportación que vivimos.

No soy partidario de traer más extranjeros a México, soy americanista y siempre he preferido a los Cuauhtémoc, Ochoa, Zague o Jiménez que a Brailovsky, Santos, Cabañas o Sambueza. Pero el mercado manda, es un deporte profesional, donde el negocio es primero.

Ser futbolista es un trabajo de élite. Cualquier seleccionado nacional, que cumple el sueño que no pudo cumplir otro millón de niños mexicanos, cobra entre 500 mil y dos millones de pesos al mes. No son víctimas, bajo ningún escenario.

En las Grandes Ligas de beisbol, cuatro de los cinco contratos más altos corresponden a extranjeros y Álex Rodríguez, el único de ese Top 5 nacido en EU, es hijo de dominicanos y nadie habla de discriminación a los estadunidenses.

Si el producto es caro, y los sueldos correspondientes, la competencia no hace daño, se lo merecen los mejores, sin importar dónde hayan nacido. 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi