Así lo vivimos

Pesan más los ausentes

Desde que vi las convocatorias de la selección mayor y la Sub 23 quise pensar que era un error. Necesitaría uno de esos discursos de dos o tres horas que puede emitir Juan Carlos Osorio para comprender la mitad de la lista y peor aún, las revelaciones de los días posteriores.

Carlos Vela no está, Decio de María dice que por protocolos disciplinarios, pues como el mismo reconoció "la cagó" y se fue de fiesta para perderse un entrenamiento con el equipo que paga su salario.

El jugador y la Real Sociedad sostienen que la petición de que no viajara a América para los partidos fue previa al incidente, pero entre las explicaciones Osorio también dejó claro que le dolió dejar fuera a La Palma Rivas y al Gullit Peña. ¿Esas son las ausencias para lamentar?

Son dos jugadores de Primera División que merecen respeto, pero si los invito a recordar sus tres mejores momentos con la selección, en cualquiera de sus categorías les aseguro que no los podríamos definir, porque no los tienen.

Ya están jubilando de la mayor a Vela, Giovani, Guillermo Ochoa y Oribe Peralta, cuando están en edad de llegar a Rusia y mucho más; además tienen docenas de grandes partidos en todas las categorías. Queramos recordarlo o no.

Ochoa es menor en edad que Talavera e infinitamente más experimentado, en dos partidos ha demostrado que sigue en buen nivel, a pesar de no jugar en la Liga; Giovani ha sido el referente en Mundiales Sub 17, eliminatorias, Copas Oro y hasta el Mundial de Brasil, y Oribe, que prefirió quedarse a descansar en lugar de comer banca en un esquema de un solo delantero (donde está detrás de Chicharito y Raúl Jiménez), simplemente ha sido el mejor atacante mexicano en la Liga local en los últimos cinco años.

El esquema de Osorio también requiere la aberración de emplear a Hirving Lozano, Rodolfo Pizarro y Jesús Manuel Corona, sin importar que tengan la edad y, sobre todo, el talento que necesita Raúl Gutiérrez ahora que están definiendo la lista de jugadores que defenderán el oro olímpico, el máximo logro del futbol mexicano, no un par de encuentros ante una triste versión de Canadá.


carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi