Así lo vivimos

Todos contra Ludueña

Las ejecuciones públicas ya no suceden en plazas, no hay un verdugo, sino que son voces en las redes sociales las que se dedican a atacar a los personajes.

El martes Daniel Ludueña hizo un comentario acertado, basado en su experiencia y en un tema en el que debe ser considerado voz autorizada: El futbol.

En medio de una vorágine de preguntas sobre la creciente cantidad de jugadores naturalizados de la Liga MX, el jugador de Pumas dio uno de los puntos de vista más claro, pero todos lo atacaron por hablar en contra de los futbolistas mexicanos, y simplemente no fue cierto.

Quieren quitarle sus papeles, quieren mandarlo de regreso a Argentina.

El Hachita habló de una "falta de hambre" y la comodidad de "tener un carro o dos pesos en el bolsillo" te hace pensar que lo tienes todo, pero luego viene la cita textual que muchos dejaron pasar: "Así como aparecen y debutan, así rápido desaparecen, la verdad que esa es la mentalidad que pasa en todos lados, no solamente en el futbol mexicano, en muchos lados pasa lo mismo, que se conforman con eso".

Así es, en todos los países y en todos los oficios y profesiones pasa, manejar un salario alto cuando todavía se encuentra en la adolescencia siempre requiere de un gran respaldo del entorno, familia, pareja o amigos para mantener los pies en la tierra.

Ejemplos de futbolistas, beisbolistas, boxeadores, basquetbolistas y cualquier otro atleta profesional sobran y Ludueña no está descubriendo el hilo negro. Los futbolistas profesionales son privilegiados, con sus sueldos, la atención de los aficionados y el dedicarse a algo que la mitad de sus compañeros de la infancia hubieran soñado hacer cuando crecieran.

El número de jugadores no nacidos en México no influye en lo absoluto en los resultados de las selecciones nacionales, ya lo dice la carta de la Sub 23 publicada ayer, los jugadores mexicanos saben ser campeones del mundo y olímpicos. La exportación a Europa está en el mejor momento de la historia y le dan la razón a Ludueña, los que se van, son aquellos que tuvieron la mentalidad para trabajar duro todos los días y ser mejores que los otros mexicanos, que los argentinos, brasileños o de cualquier nacionalidad que un día ocuparon esa posición que hoy les pertenece.


carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi