Así lo vivimos

Llegó el Gran Premio

Era el 7 septiembre del 2006. Cuando conocí por primera vez un paddock de Fórmula 1. Solo pude pensar en lo lejos que estábamos de tener un Gran Premio de vuelta en México.

Llegué temprano el jueves a la pista de Monza para hacer entrevistas que teníamos pactadas con anterioridad. Entre ellos, el austriaco Christian Horner, un joven director de Red Bull, un equipo que sumaba solo un podio para presumir en cuestión de resultados.

Horner tenía buenos recuerdos de México, en parte gracias a su compatriota Gerhard Berger, quien consiguió un primero y dos terceros lugares en el Hermanos Rodríguez y por aquellas fechas era copropietario del equipo Toro Rosso.

Sonrió de forma empática cuando le preguntaba si México estaba cerca de volver a tener Fórmula 1, la respuesta correctamente política era que sí, que había una gran afición y que era un país hermoso, pero en realidad sabía que no era fácil. En aquel entonces la esperanza de un piloto nacional recaía en Salvador Durán.

Los costos de la máxima categoría son muy superiores a los de hace 23 años, recuerdo como me quedé impresionado al entrar al hospitality de Red Bull en la pista de Italia, dos remolques interconectados que formaban una estructura de tres pisos, en el primero las oficinas de los ingenieros y el comedor del equipo, en el segundo uno para los invitados con bartenders y platillos que fluían como las modelos que acompañaban a los pilotos al tercer piso. Con otra barra, un lounge, un DJ y un futbolito para los invitados.

En menor dimensión, pero con los mismos lujos encontrábamos en las sedes de los grandes como McLaren y Ferrari, donde ese día se amontonaban los reporteros para esperar a Michael Schumacher ante la especulación de su primer retiro, que se confirmó al final de la carrera.

Realmente parecía otro mundo, no se comparaba con lo que había visto en Champ Car o NASCAR en México, me convencí de que la Fórmula 1 estaba en otro nivel, pero afortunadamente la respuesta política de Horner era la más correcta.


carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi