Así lo vivimos

Gustavo Ayón ya es el mejor

Mentiría si dijera que recuerdo a Manuel Raga o a Arturo Guerrero en sus días de seleccionados nacionales, pero sí puedo entender cómo ha cambiado el basquetbol en las últimas tres décadas en las que México se fue quedando atrás de los equipos europeos o del hoy inalcanzable Estados Unidos.

Sí me tocó ver a Eduardo Nájera en su apogeo, la estrella colegial que adoptó un rol de trabajo duro y se ganó el respeto de toda la NBA para mantenerse ahí

12 años, aunque las disputas legales limitaron su participación, para que Horacio Llamas tuviera mayor notoriedad con la selección nacional como líder en los torneos de la década pasada.

Pero lo realizado por Gustavo Ayón entre 2013 y 2015 con México será muy difícil de repetir; aunque el equipo de Sergio Valdeolmillos tuvo un gran torneo en los Panamericanos de Guadalajara 2011, los FIBA Americas posteriores y el Mundial de España, al que se suponía no asistiría por la lesión que lo dejó fuera de la NBA, bastan para darle su lugar en el basquetbol nacional.

El MVP de Venezuela, los 25 puntos y 8 rebotes ante el eventual campeón en España y el liderazgo que mostró en el inolvidable Preolímpico de la Ciudad de México son la base del romance de los seguidores con su selección; después de más de 40 años se vuelve a creer.

El fin de semana se llevó otra vez los honores con el Real Madrid, club que pelea por ser el mejor de Europa de nueva cuenta y donde el nayarita es esencial, como lo fue el domingo en la final de la Copa del Rey, brillante a la defensiva, aportando en ataque, hasta cuando le cerraban la puerta para el pick and roll, supo asistir a los compañeros del perímetro.

He podido ver a unos metros de distancia más de la mitad de los partidos oficiales dirigidos por Valdeolmillos y no podría entender el crecimiento que han tenido hasta hoy sin Gustavo, líder que hace ver mejor a sus compañeros y ha vuelto a México un referente del continente tras muchos años de ausencia.

Ganar un boleto a Río es un sueño, el poco roce con los europeos, el hecho de que Grecia y Croacia tendrán hasta tres jugadores para marcarlo preocupan todavía más, pero si Ayón está en la duela, México puede competir hasta el último minuto.


carlos.contreras@milenio.com
twitter@CCLegaspi