Así lo vimos

¿Por qué les duele tanto la Fórmula 1?

Desde la secundaria tuve compañeros con los que podía discutir durante horas si era mejor Schumacher o Hakkinen, luego si Alonso iba a acabar con su reinado y etcétera. No vivo en un país extraño, el automovilismo tiene fans en toda la república, que no solo disfrutan la Fórmula 1, siguen el Rally, la NASCAR, Indycar y hasta el MotoGP.

La afición por el deporte motor se hereda y se cultiva desde temprana edad, no se entiende en una sola carrera.

Llevo varios días leyendo publicaciones en redes sociales y artículos de reporteros haciéndose pasar por antropólogos queriendo justificar el éxito en la tribuna del Gran Premio de México, algo que ellos no comprenden no puede atraer a 300 mil personas en un fin de semana. Tienen que ser, entonces, villamelones o gente tan acomplejada que solo va a las carreras para presumir su foto.

¿Será que todos los que van a esos conciertos de convocatoria masiva como U2 o Paul McCartney se sabían el set completo? ¿Los 80 mil que van al América vs Chivas saben quienes son los 22 que están en la cancha? Yo creo que no.

En todos los espectáculos hay público de ocasión y el núcleo de los conocedores.

El cuestionamiento a la inversión del dinero público es muy válido, hacen falta escuelas, carreteras u hospitales antes que un Gran Premio, pero ese presupuesto viene del fomento al Turismo, actividad que aporta casi el 9 por ciento del PIB. De no gastarse ahí, probablemente se pagaría en publicidad en otros países.

Se vienen malas semanas para los que siguen molestos por lo que pasó el fin de semana, este sábado hay UFC, luego viene la NFL y la NBA, todos tienen millones de fans en México, habrá buenas entradas y se irán agradeciendo a este público mexicano, que siempre responde a un espectáculo de calidad. 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi